Benedicto XVI a los jóvenes: «Tenéis la tarea de mostrar al mundo que la fe trae una felicidad y alegría verdadera, plena y duradera. Y si el modo de vivir de los cristianos parece a veces cansado y aburrido, entonces sed vosotros los primeros en dar testimonio del rostro alegre y feliz de la fe»

jueves, agosto 27, 2009

MOMO...EL TIEMPO

VIDEO



Momo es una historia fantástica que uno no sabe si encuadrar hace unos años, hoy mismo, o dentro de algún tiempo (y la propia novela juega a dar esa sensación, sobre todo en el epílogo). Una crítica a los tiempos en los que vivimos, en los que olvidamos las cosas realmente importantes y que nos hacen felices, y las sacrificamos a cambio de intentar conseguir más cosas. El ahorro del tiempo para disfrutarlo en un futuro que nunca llega, y la obsesión por tener más y no por ello vivir mejor, es el tema de la historia


Para pensar

Un profesor les hacía a sus alumnos una interesante propuesta: "Si hubiera un banco que te acreditara en tu cuenta 86 mil 400 monedas cada mañana, pero que no permitiera que el saldo disponible se acumulara el día siguiente y, al final del día, cancelara toda cantidad que no hubieras usado, ¿qué harías?".

Todos los alumnos contestaron que sacarían cada día hasta el último centavo y gastarían todo el dinero.

El profesor les dijo entonces: "Pues bien, tal banco sí existe y se llama tiempo. Cada día te acredita 86 mil 400 segundos y cada noche da por perdidos cuantos hayas dejado de emplear provechosamente. Ya no puedes gastar los segundos que no usaste.

"Cuando no usas lo disponible ese día, el único que pierde eres tú. No existe recuperación de fondos y tampoco es posible girar cheques sobre el mañana. De cada persona depende invertir este precioso caudal de horas, minutos y segundos para obtener el máximo provecho".

Para vivir
Y para aprovechar bien el tiempo, habría que invertir en las tres acciones que el Papa nos recomienda: Orar, trabajar y leer.

Orar nos permite darle la prioridad a Dios en nuestra vida, y así no vivir con miras puramente humanas y limitadas.

Mediante el trabajo nos hemos de santificar sirviendo a los demás. Y por último, con la lectura podremos comprender mejor a las personas, a la realidad y nos alimentarnos de las riquezas de la cultura para asimilarla y transmitirla, siempre y cuando sea una lectura basada en la verdad.

Decía el portavoz del Papa que Benedicto XVI es un testimonio personal y un ejemplo de alguien en quien esas tres acciones han hecho que sea un hombre de oración, trabajo y cultura, aportando un gran bien al mundo.

1 comentario:

Noelia dijo...

Muchas gracias por este vídeo de Momo y el Ave María de fondo...me ha encantado.
Y el comentario sobre las tres propuestas que aconseja El Santo Padre...son las más acertadas y verdaderas.
Con ello podemos hacer mejor lo que Dios quiere de cada uno.
Un abrazo
Noelia